miércoles, 28 de febrero de 2018

Pervertid@s


Quienes sentimos curiosidad por otras formas de experimentar placer repetimos que hay muchas maneras de disfrutar, que sobrestimamos el coito y que centramos la erótica en los genitales.
Pero posiblemente nuestro altavoz no es lo suficientemente alto para compensar años y años de norma sexual.
 Por eso cuando alguien siente diferente es comprensible que tenga cierto miedo. Miedo agravado por el hecho de que todavía hay quién le llamará pervertido porque aún gobierna ignorancia y aún con tanta información, somos unos analfabetos en sexualidad. Y cuando me refiero a sexualidad no divagues imaginando sacudidas.
Ampliemos pues. La norma establecida es un hueso duro de roer.
Conjunto de actividades y comportamientos relacionados con el placer sexual.
Bienvenid@!!!



Sacado del artículo de Lelo de Arola Poch.

No hay comentarios:

Publicar un comentario