lunes, 8 de mayo de 2017

Eyaculación mental II

A veces solo se necesita tiempo para volver a creer en la magia de los sentidos.
Será ésto como el futuro de las Grecas?
Ni Sócrates lo pensó tanto.

https://youtu.be/Cudk-kOQ7vM


Me he arrancado el corsé, ese que me comprimía y ya no quiero tener esa presión.
Figuradamente hablando: paso de llenar grandes teatros porque sé que esos espectadores que hoy te aplauden, mañana bastará con una mala actuación para que te abucheen. Quiero actuar por complacerme y para que mi público lo disfrute.
 Y no me creo ni la Loren ni tampoco quiero ser Estella Reinols a la que nisiquiera Esteso le chupo un pezón, porque quizás fue Landa o Martínez Soria.

Tengo una vena artística y creativa , y este trabajo me hizo revivirla.

Prefiero actuar en un local chiquitito lleno de humo, olor a Ron añejo, albaricoque y fragancias varias. Donde se coma sin cubierto y después a contonearse como serpiente al ritmo de una melodía candente.
Sin ansia doy pase y me quedo con espectadores que valoren este arte transgresor. Así de simple.



Pero Sofía es parte de mí.  Me gusta lo que hago, necesito hacer y aprender cosas diferentes. Renovarme, reinventarme. Ya no me gustan las imitaciones ni las limitaciones .Quiero tener flexibilidad y no bloquearme ni encasillarme ni permitir que lo hagan. No me gustan las etiquetas. Así tendré más libertad para expresarme sin estar condicionada. Porque como dijo el pianista, no me gusta la gente que compra el canon establecido, que arrastra tópicos, prejuicios ni tabúes.
Gracias a todas aquellas personas que creen en lo que hago. Transmitirles que lo que me hace sentir libre, no me hará esclava por hacer taquilla.



Si pretendes ser domadora de leones ,nunca lo conseguirás si no eres consciente que son fieras salvajes, que esto es fauna, y puedes llevarte algún zarpazo. Puro instinto.

Me mudo de piso en cuanto pueda y me quedo con los que me apetezca atender y a los que por supuesto deseen venir desde el respeto por mi trabajo y sus normas, y entiendan que mi misión es liberar. Que para mi es muy importante el humor, ya que nos relaja y no quiero parecer una experta, sino una persona cercana. Solo hago uso de la picaresca, la "guasa", la metáfora  y la ironía como un modo de normalizar aunque algunos lo interpreten como provocación o afán por llamar la atención.

Esto a veces parece un casino lleno de audaces jugadores. Yo sólo soy una romántica de la imperfección y estoy harta de estrategias raras, de percibir a un gremio atajado porque solo se edifica en una base meramente comercial y estética vacía de contenido, que mercantilizan tanto su trabajo que dejan de disfrutarlo, y esto no tiene sentido.



Hueles a ganas de emprender cosas nuevas, de viajar, de leer, de retomar, de reír, de llorar, de gritar , de disfrutar, de degustar, de saborear la vida, de soñar, ... Y de que nunca se me vayan las ganas de follar (lo siento eso no está dentro de mi horario laboral)...de que mi trabajo no me someta,  porque al igual que muchos componen, escriben pintan y lo usan como terapia, para mi, mi trabajo también es vocacional.

Desde otra perspectiva , como necesito estar en continua evolución vete a saber donde , necesito ir más allá...



Yo soy como Wanda que se transform en la Venus de las pieles (Película de Polanski). Ella entra como un torbellino a un teatro vacío para una audición,  en la que en un principio es rechazada por un director y guionista arrogante. Ella es impultual caotica excéntrica alocada y ruega que pf le deje demostrar su valía , porque aparentemente es otra aspirante más sin talento. Una más.. otra que se esfumara como otras tantas más.
Una historia poliédrica, un juego de máscaras. Donde nadie es quien parece.Donde disfrazan una realidad, porque se necesitan mutuamente. En la que desmontando al mito, ella da la vuelta y se transforma, partiendo desde sus aparentes incongruencias se desvelará como una verdadera artista portentosa cndo empiece el ensayo, sin espectadores, sin aplausos sordos ni sonoros.

Como una trama con mil capas arqueologicas en las q merece la pena escarbar . Donde las dualidades quedan enfrentadas cara a cara, y donde en el escenario sin público pierden la noción de la realidad, pero nunca sabremos si es puro teatro o realidad, si es arte o una transformación, si el teatro interfiere en la vida real o la vida real es el teatro de verdad.



Vengo con un látigo,
 y un cascabel que me delata en el sigilio.
Como pecados aterciopelados, sacados de fantasías nocturnas.
Que no sabrás si has visto o has creído soñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario