martes, 3 de enero de 2017


No creáis que el mundo de la erótica es un mundo fácil, es muy complejo y exigente, pero como decía hoy mi compañera Lucía hay putas y masajistas eróticas que nos dedicamos a esto porque nos encanta.
 Uno de los secretos es disfrutar con lo que haces, pero has de superarte continuamente, has de aprender a llenarte y también a vaciarte.
Aparte de sacar y dedicar el tiempo suficiente para tu vida personal, has de mantenerte en buenas condiciones física y mentales para potenciar tus habilidades y creatividad.
El tiempo es limitado, preparar las sesiones conlleva su tiempo y no puedes caer en la monotonía de lo que haces. Es un ritmo muy intenso de vida, en cuanto empiezas a descuidar tu cuerpo y mente, lo notas.  Has de encontrar el equilibrio perfecto para tener el tiempo necesario para tu vida privada, saber cuando cubrirte con la máscara cuando eres el álter ego para poder concentrarte como ilusionista del placer, y saber desprenderte de ella cuando dejas de serlo .Sin envenenarte ni llenarte de miedos, que creerme también han de haberlos. Has de saber donde estás en todo momento, con los pies descalzos para sentir bien la tierra que pisas.
Has de mantenerte en buena forma porque las sesiones requieren de laxitud, flexibilidad y ritmo, para poder serpentear y maniobrar, o someter a tu poder. Y mantenerte despejada para poder conducir a la persona a un mundo de placer. A los hombres le gusta un toque de naturalidad y no a todos les gusta las barbies siliconadas que ponen morritos en sus fotos selfies. Has de cuidarte, tener una buena alimentación y descanso, una piel hidratada y cuidada, pero joder que falsa sería si dijera que esto lo cumplo a raja tabla. Suelo trasnochar y muchas veces voy con prisas o no tengo ganas de cocinar y recurro a lo primero que pillo o salgo a algún restaurante, y no voy al gimnasio de moda.

Creo que la feminidad es mucho más que pasarse las horas en chapa y pintura. Me apasionan los zapatos y la lencería, me paro a mirar casi cualquier escaparate y como a casi cualquier fémina me encanta la moda y la estética,  pero cada vez más preferiría dedicar mi tiempo a leer y aprender todo lo que quisiera, a reivindicar mi derecho a la libertad para dignificar mi trabajo y el de tantas personas dedicadas a la industria del erotismo. Y no voy a exponer éste mi trabajo con que la exigencia se basa en tener solo un buen físico, hace falta muchísimo más...
Os pongo un ejemplo de belleza, Amarna Miller, ella es brava y natural y rompe con el esteriotipo de belleza en la industria del porno. Una mujer que lo mismo graba porno que participa en charlas sobre feminismo y política.


Una mujer bella y aparentemente frágil pero con mucha raza. Una mujer que también está guapa con unas botas militares, un vestido del mercadillo y el pelo recogido en una coleta. Esa es la idea que yo tengo de belleza, no una rubia o morena siliconada con pestañas postizas, sino una mujer guerrera, activa, que se equivoca, que se levanta, que evoluciona, que sobrevive, que expone con argumentos, que disfruta con lo que hace, que lucha por lo que quiere.

Echar un vistazo a su biografía, entrevistas y como no, a sus obras eróticas, merece la pena verla y escucharla.


Ojalá pudiera dedicar más tiempo a prepararme y a aprender. Llegué hace tiempo a la conclusión de que para avanzar es necesario visualizar la fantasía desde diferentes perspectivas, por eso me gusta documentarme, leer artículos, conocer gente variopinta, con diferentes gustos y deseos pero con algo en común: sus fantasías les producen bienestar y las desarrollan desde el consenso y el respeto, y no desde la frustración. Intercambiar opiniones con otras profesionales, lecturas específicas, artículos de psicología, fiestas, reuniones.... así se aprende. Te debes mover en este mundo para saber adaptarte y estar a la altura. Y aún tengo tanto que ver y aprender.
Escuchar a los demás es una forma de asomarse a sus almas, para hacerse una idea de lo que desean y necesitan experimentar cuando buscan una sesión.
El intercambio de ideas, pre y post sesión es muy importante, siempre hay que dedicar tiempo a mejorar y estar al día en nuevas tendencias y prácticas , no parar de indagar e investigar. Es un mundo más complejo y exigente de lo que parece y solo disfrutando con lo que haces, separando tu vida personal y con convencimiento de que tu labor es digna, sana y positiva, puedes dar lo mejor de ti misma para ser una verdadera creadora de fantasías.


Así que mi objetivo para este año es cuidarme más por dentro y por fuera, disfrutar más de todo lo que me haga feliz y no perderme por el camino entre Sofía y la que soy realmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario