jueves, 1 de septiembre de 2016

Imagina....

   Él llamó a la puerta con la mano temblorosa...

Su respiracion era profunda, y una extraña sensación de incertidumbre e impaciencia, recorría su espina dorsal de arriba a abajo como una montaña rusa.

Llevaba tiempo esperando ese momento, casi lo había convertido en un objetivo vital. Las conversaciones a media noche, las ironías, las confesiones con aquella misteriosa dama, la habian convertido en una especie de ser mágico, envuelto en un aroma de deseo, amor, morbosidad, dulzura y enigma.

Ansiaba que por fin se abriera aquella puerta y por fin pudieran mis ojos y  sentidos, dar forma mortal a aquel sueño... aunque también era cierto que sentía un terrible miedo a que toda aquella dulce ensoñación se evaporara al tomar cuerpo real y humano...

Las cartas estaban echadas, ya no había vuelta atrás ...

La puerta se abrió y.....
                                            Continuará...


2 comentarios:

  1. Los sueños son para vivirlos, y la vida es para soñarla...y si, se cumplieron mis largamente mis expectatívas....el tiempo se convirtió en un susurro, suave, cálido y excitante. Sabes masajear el alma.

    ResponderEliminar
  2. Continúa pues... estoy ansioso!!!!!

    ResponderEliminar