domingo, 1 de mayo de 2016

El perfume de Mayo


Es posible que un solo golpe de olor te conduzca a un viaje sensorial?
El olor caracteristico del azahar, la flor del naranjo evoca sensaciones con la intensidad de su aroma y el comienzo de la verdadera primavera, momento en que se abren los patios y se dan lugar las fiestas mas importantes de Cordoba y otras ciudades Andaluzas.



Este texto es una oda al Azahar andaluz, aunque espero que el jazmín no se me ponga celoso.
A la fragancia que ha inspirado a tantos artistas, la fragancia que ha acompañado a los amantes ocultos, amores adolescentes, la fragancia que nos acompaña desde nuestra infancia, y que ha sido testigo de tantas vivencias. La fragancia que destilan los jardines de la Alhambra a medianoche entre el susurro del viento que modifica su olor. Un recuerdo a las noches de verano,y primavera, cuando el aire templado nos envuelve, nos reconforta y nos hace querer detener el tiempo en ese preciso instante.
Nos acompaña en historias de amor de una mujer cordobesa de ojos negros rasgados, con una cabellera morena que el aire hace bailar al ritmo de sus caricias. Esa clase de amores que pasan también en los pueblos sin mar, una noche, después de un concierto al aire libre, con un vestido de gasa blanca y una flor en el pelo. Amores pasados, que en nuestra memoria, apenas queda ya su olor. Un aroma capaz de hacernos soñar una historia de amor que nunca vivimos. Y que esas historias que cuentan, sean por un instante, nuestra propia historia.



Cuando ya por estas fechas los naranjos empiezan a mostrar fragantes flores abiertas, se puede decir que es primavera en Andalucía. Sólo quien ha sentido esas notas de olor y color sabe de lo que hablo. Paseos al atardecer, o en noches cerradas deambulando  por las callejuelas de algunos pueblos y sus recónditos callejones,
disfrutando en la penumbra nocturna de algunas ciudades como Córdoba o Granada con la única iluminación de sus farolas o la diosa luna . Se reavivan los sentidos cuando el buen tiempo se instala aquí en el sur, colándose por sus ventanas semiabiertas en cálidas noches o vagando por sus callejuelas empedradas alguna que otra madrugada de vuelta a casa, con los tacones altos jugando malas pasadas, con el frescor inminente del amanecer,  sola, o en compañia.. con el buen sabor aún en la boca... dejando volar la imaginación , reviviendo nuestra infancia, nuestros recuerdos, deseos, sueños... evocandolos con un aroma que nos transporta.
 Las avenidas, plazas, y patios repletos de naranjos en flor perfuman las calles de los cascos antiguos en muchas ciudades y pueblos de nuestra tierra
pero y como explicar que es este olor?, es una luz que nos saca del invierno, y que nos adentra a las suaves y deliciosas sensaciones de la primavera y el buen tiempo. Ya es Primavera, no porque halla llegado Marzo, sino porque ya huele a azahar: ya ha florecido Al-Andalus. Pero como explicar a que huelen estas flores? esas hermosas bolitas blancas que salieron hace semanas y que después estallaron en flores arracimadas entre el verde de sus hojas.

Las calles se llenan de ese olor romántico tan característico que en tantas ocasiones nos ha deleitado en los primeros amores, en noches de sexo loco y salvaje en algún callejón oculto,
en la vuelta a casa al amanecer con los zapatos en la mano, desengaños, amores, desamores... El olor a azahar, que así llamamos a la flor del naranjo,  que embriaga y cautiva para siempre al que lo percibe.
En mi tierra, Córdoba,  esta fragancia nos envuelve desde nuestra niñez, a los turistas los conquista para siempre en ese patio de los naranjos de la Mezquita, en sus hermosas plazoletas y Fuentes, sus callejuelas, sus rincores... nos acompaña en esas terrazas en las que echamos una copa o unas tapas con amigos, en esos paseos con nuestros seres queridos. El olor a azahar esta impreso en nuestra memoria sensorial.
Por ello es la esencia que a veces utilizo en los aceites de mis masajes porque despierta en mí muchos instintos y sensaciones con sus notas primaverales y exóticas.
Sus propiedades son altamente conocidas desde la antigüedad: sedantes, alivia tensiones nerviosas, ayuda a conciliar el sueño y a combatir el cansancio físico (sino probar a descansar con la ventana semiabierta en una noche que la temperatura sea agradable y que su perfume penetre en vuestra habitación).
En las calles lo que encontramos es el naranjo amargo, tambien llamado Naranjo de Sevilla, originario del lejano Oriente, fue como no, traído por los árabes " desde más allá del Ganges". Siguiendo aún hoy en día en practica el cultivo de naranjos y limoneros con técnicas de expertos andalusies que se establecieron En la Edad Media.


Hace unos meses dando un paseo a la vera del Guadalquivir en Sevilla me hizo mucha gracia una familia extranjera que observé. Un hombre alzaba en sus hombros a un niño que acercó al fruto del naranjo. Cogieron como no: una naranja (sería para publicarlo si de un naranjo hubieran cogido un melón), y el adulto la peló  y se la llevó a la boca para probarla, (pensaría que aquí o somos muy respetuosos con el entorno idílico y casi nostálgico del paisaje con sus naranjos repletos de frutos o que definitivamente somos tontos por no cogerlas y comerlas, el caso es que intenté evitarlo entre risas y cachondeo con mis acompañantes (sabíamos la cara de asco que pondría al pobrarla pero no nos hizo ni caso, ya que muchos de pequeños hemos jugado con ellas y hemos intentado comerlas antes de tener uso de razón y no os lo recomiendo debido al amargor de su fruto, no son naranjas comestibles.
Estos naranjos son muy resistentes al clima y solo se utilizan como árbol ornamental en jardines calles desde el An-Andalus, costumbre que se mantiene hasta nuestros días para nuestro orgullo y deleite cotidiano.
Resaltar también el aceite esencial de naranja que junto a la canela uso para muchos de mis masajes y que me recuerdan a mi tierra.
El fruto de la naranja tiene muchas aplicaciones culinarias, licores y esencias, y muchos remedios en la medicina y terapias naturistas, en infusiones, cosmética y perfumería. En definitiva,  ahora puedo decir que es primavera, ya ha florecido Al-Andalus porque los naranjos están en flor.
Disfruta de las sensaciones y acuérdate de esto cada vez que pasees y huelas una calle llena de aroma a azahar.

Siente Al-Andalus

Como os contaba el origen de esta flor es árabe y su historia está llena de leyendas, la más conocida es la que habla de un antiguo sultán de Granada, Alkabul que se enamoró de una joven llamada Al- Azahar, pero según cuenta esta leyenda ese amor no era correspondido, ella se enamoró de otro joven , con quien fundió su cuerpo en los jardines del sultán bajo los naranjos de la Alhambra, que entre jadeo y jadeo,
iban propagando su perfume por toda Granada, de ahí que el nombre viniera de dicho amor, Al-Azahar.
Venga de donde venga la flor de Azahar representa pasión, entrega y delicadeza. Es un símbolo para nuestra tierra, que en el mes de su explendor,  Mayo, perfuma con su aroma, dejando su toque distintivo y único.
 La flor de Azahar es una pieza fundamental en nuestra historia árabe, que nos transmite paz y pasión por su perfume embriagador.

http://piruja55.blogspot.com.es/2014/03/la-leyenda-del-azahar.html?m=1


Lingam Massage



No hay comentarios:

Publicar un comentario