martes, 6 de octubre de 2015

Masaje naturista


Quería hacer esta entrada desde hace semanas ya que  llevo tiempo sin reflejar la pasión por las sesiones de masaje naturista que realizo.
En primer lugar hay que interiorizar una regla de oro: no se trata de simples caricias,  sino que es una forma de expresión artística. El placer no radica en poder tocar más o menos a tu masajista y no lo digo por lo que a mi me respecta. Por este motivo algunas sesiones fracasan, por la obcecación del receptor de ir más allá de una sesión pura de masaje y no saber manejar sus sensaciones de placer de la forma correcta y querer canalizar toda esa fuerza erótica en sexo o simirar (sexo oral, deseos de masturbar a tu Geisha, lamer sus senos o yo que sé.... hay cien cosas que en un momento de excitacion se nos puede pasar por la cabeza. Pero trata precisamente de saber encontrar ese equilibrio o punto de placer mental y corporal , aprender a mantenerlo y alimentarlo con nuestra imaginación, porque ésta es muy poderosa; acompasar tu energía con la de la otra persona para poder fluir. Es una fantasía única y diferente, como no disfrutar tumbandose en un futon en un ambiente recreado y preparado que te haga adentrarte en otra dimensión , transportarte a un lugar exotico, lejos  de los problemas y el estrés cotidiano; mediante los aromas, la decoración , el vestuario de tu masajista , su recibimiento y buenas formas que nada tienen que
ver con la de otros servicios, somos como Geishas,  damas del placer dispuestas a complacer mediante sutiles y fluidos movimientos, queremos que te sientas lo más cómodo posible y que te dejes llevar por las profesionales de este Arte milenario. "Sabiduría" que lleva tiempo aprender . Cada vez estamos más reconocidas y somos más respetadas por nuestro trabajo, incluso hay mujeres que regalan a sus novios, amantes o esposos sesiones de este tipo, ya que se trabajan muchos problemas, complejos y tabúes, y se mejoran las relaciones en nuestra intimidad debido a que en ocasiones éstas pueden degenerar en monotonía, la rutina de siempre, todo se convierte en un patrón de acciones. Pero la monogamia también puede ser muy placentera. El amor, el cariño, la confianza y la convivencia diaria con una persona no tiene por qué anular por completo la pasión, ni la fogosidad, solo hay que despertar la energía erótica y con el masaje no cometemos ninguna infidelidad (aunque esto da para un buen debate). El masaje erótico es como un baile en la cama, uno de los vehículos más apropiados para generar pasión y deseo. Una medida para descubrir nuevos horizontes y potenciar la comunicación entre personas.
El masaje erótico no son sólo movimientos con las manos y con el propio cuerpo de la masajista, es intuición, una experiencia casi espiritual que aunque debe sustentarse con el conocimiento del cuerpo humano se complementa de una sensación vaporosa que se percibe con los sentidos y que no se puede ni debe forzar, una comprensión profunda de la sensualidad. Una buena masajista junto con la colaboración del receptor sabe como emocionar, sabe cómo hacer temblar y vibrar. Una verdadera instrucción, donde aprenderás a concentrarte en la respiración y ser consciente de cada movimiento, una vez que hallas aprendido todo esto serás capaz de sentir el placer de la sensualidad a un nivel que solo unos pocos privilegiados son capaces de alcanzar.

"Rompe tus cadenas"


Recuerda que los masajes eróticos traen multitud de beneficios al cuerpo y la mente, que incluso pueden cambiar la manera de concebir el placer. Cuánto más aprendas a relajarte y paralizar la mente, y liberarte de estereotipos y prejuicios, más capaz serás de disfrutar y exprimir cada instante.
Con el masaje erótico naturista te sentirás libre, liberado de todas esas ataduras invisibles y opresoras creadas por el sistema actual .



No hay comentarios:

Publicar un comentario