viernes, 26 de junio de 2015

Como hacer un baño de espuma








  • Para hacer tu baño de espuma puedes utilizar ingredientes naturales como el aceite, la miel o los jabones líquidos aromáticos, así como otros aceites esenciales. Escoge los olores que más te gusten y personaliza tu baño para garantizar todavía más la relajación: rosa, azahar, lavanda, melocotón... ¿Cuál prefieres?

  • Una vez seleccionados los ingredientes aromáticos que utilizarás para preparar tu baño de espuma, consigue un pequeño recipiente donde prepararás la mezcla para tu baño relajante. Recuerda que dicha botella o recipiente debe ser lo suficientemente grande para albergar, por lo menos, unas dos tazas de jabón líquido, que será lo que nos ocuparán todos los ingredientes.
  • A continuación, vierte en el recipiente media taza de jabón. Te recomendamos utilizar un jabón natural, que será mucho más beneficioso para el cuidado de tu piel, como por ejemplo el jabón con aceite de oliva natural, que te dejará la piel mucho más suave y humectada.






  • Después, añade una taza de aceite. Entre los aceites que más pueden ayudar a tu relajación y así al cuidado de tu piel, te recomendamos el de semilla de uva, el de aguacate, el de girasol y, por supuesto, el de oliva. Añadir aceite a tu baño de espuma te servirá para humectar la piel.
  • Para hacer un perfecto baño de espuma relajante, te aconsejamos, además, agregar a la mezcla de jabón líquido y aceite un chorrito de miel, pues las propiedades humectantes de este producto ayudarán a lahidratación y sedosidad de tu piel después del baño.
    Es por ello que existen numerosas opciones a la hora de preparar trucos de belleza con miel para la mayoría de partes del cuerpo: cabello, labios, ojos... ¡Es genial!






  • Por último, personaliza la mezcla con unas gotas de aceites esenciales con los aromas que más te gusten. Dependiendo de el fin de tu baño y de tus gustos personales podrás elejir entre unos u otros, por ejemplo, la menta sera energizante y la lavanda será relajante. Busca la fragancia que mejor se adapte a ti.
  • Con tu mezcla hecha, solo queda abrir el grifo y dejar caer el agua tibia hasta llenar tu bañera hasta la mitad. Recuerda que al sumergirte el volumen del agua aumentará. Mientras llenas la bañera añade poco a poco la mezcla de jabón y aceite para que se vaya creando la espuma.
    ¡Listo! Ya tienes tu baño de espuma preparado para disfrutar de unos instantes relajantes y si es en buena compañía junto una copa de champán o cava frío, cóctel , o unas fresas naturales silvestres, uvas o rico chocolate,  pues imaginate





  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario